El bautizo de León

 

Cualquier motivo se convierte en celebración y aun más con la llegada de un nuevo miembro a la familia.

Un bautizo siempre reúne a familiares y amigos que ven cómo el pequeño cambia y lo simpático que está.

Por eso hoy queremos mostraros un bautizo especial, original y dulce.

Conocí a Marta a principios de mes, semanas antes del bautizo, y desde ese instante y tras una conversación de trabajo, supe que se convertiría en una amiga. De estas veces que conectas tan bien con una persona que sabes que será alguien importante para ti. Así ocurrió…

Hace unos meses bautizamos a León. La celebración del sacramento tuvo una misa preciosa y entrañable, en la Ermita Alta, fue el lugar en el que se bautizaron a su padre y tíos.

Tras la ceremonia hubo una  fiesta ideal que duró hasta altas horas de la madrugada… y de la que todos los invitados se fueron muy contentos.

Moqueta blanca, faroles, guirnaldas de olivos… en aquella capilla llena de encantos que La Bouganvilla decoró con exquisito gusto.

León comenzó su camino como cristiano acompañado de sus padrinos, Antonio, tío de su mamá y su abuela paterna, Carmen Ruíz.

La recepción fue en su propia casa. Tuvimos suerte con el tiempo, un día espléndido para disfrutar  de un precioso jardín ¡todo una gozada!

Marta, la mamá de León, es una persona con un gran corazón y aunque mujer de carácter y decisión, con una extrema sensibilidad y humanidad. Prueba de ello fue el regalo que a modo de donación quiso hacer a sus invitados en el rincón de bienvenida, en el que había unas tarjetitas en sobres que los mismos podían llevarse al final del evento.

Una decoración muy especial de la mano de Peggie & Co.

Teníamos claro desde el principio, y digo teníamos porque siempre fue una celebración en la que tanto Marta, mi tocaya como yo, tomábamos las decisiones conjuntamente y apoyándonos mucho; eligiendo un  catering, curtido entre fogones y prestigioso que deleitó a los invitados.

Después de varias conversaciones y varios emails, todo fue servido con los máximos detalles posibles. Una diversidad de rincones, todos tematizados como el Rincón Gallego, porque el padre de León es un loco del marisco, a base de ostras, pulpo, txangurro, carabineros, nécoras; el Rincón Catalán, al ser la familia de Marta Catalana, y al que sumamos jamón ibérico, butifarra, solomillo de buey y patatas asadas; o el Andaluz, dada la tierra del bebé, repleto de cartuchos de pescaito frito, porra antequerana y como no ensalada malagueña… todo un espectáculo al paladar. El rincón de cócteles y champagne para acompañar la degustación.

Y por todo tampoco podía faltar el goloso rincón pastelero.

No olvidar que, Mimosa Bar ofreció una copa de Champagne con zumo ¡Espectacular!

Las mesas de los adultos, con mantelería un poco en consonancia con la personalidad del bebé y su madre, pues León significa persona fuerte y protectora, y aquellos manteles de EventoOh lo describía todo a la perfección. Estampados de hojas en tres tonos, servilletas de hilo verde agua, la vajilla blanca impoluta, las tarjetas de menú y agradecimiento personalizadas en la temática del mantel y con el nombre de cada comensal marcaron el especial gusto.

Otras, situadas en la parte de atrás del jardín con un ambiente chill out, que se utilizaron para el momento de la fiesta, en la que se contrató un dj y por supuesto unas guirnaldas de luces ideales.

Las mesas de los niños, de blancos pallets, y cojines en el suelo del césped a lo más estilo boho, servilletas y globos turquesas, daban el toque de color.

Una divertida animación infantil con Trompecocos que hizo que los más peques estuviesen entretenidos y dejasen que sus padres disfrutaran a la vez que ellos de una velada increíble.

¿La guinda del pastel? El carrito dulce de la mano de Garden Party repleto de golosinas.

También me gustaría destacar algunos de los detalles que hicieron que el bautizo fuese de lo más original…

Unos protectores para los tacones para que andar por aquel cuidado césped fuese más fácil.

Luces con el nombre del pequeño que decoraron una parte del jardín, aunque toda la iluminación fue muy especial.

Dada la pasión de la mamá por las flores, quise llenar la casa de todas ellas, centros en jarrones inspiradores ¡una maravilla! Todos de Susana Sánchez.

Todo el evento estuvo grabado por un drone ¡qué original! ¿verdad?

Una anécdota que no me puedo marchar sin contaros en que contratamos unos baños de lujo que quisimos poner en la fiesta, pero no fue posible, pues no cabían por la puerta de la finca -jajaj

Puedo decir que se trató de uno de mis eventos favoritos, en el que la complicidad marcó el gusto en cada uno de los detalles. ¡Gracias Marta por ayudarme a hacer que todo funcionase a la perfección aquel día y que podríamos definir como ideal!

 

Written by Marta Cañete