La novia de la Paniculata Blanca

La Novia de la Paniculata Blanca

Conocí a Victoria por primera vez cuando vino a verme para organizar su boda tras lo contenta que quedó de la de sus cuñados Jorge y Marta un par de años antes .

Dicen que de una boda sale otra , pues a mí , en esta ocasión de la organización de una me salió otra.

Ojalá se repita mucho este dicho…

No conocía mucho a Victoria, pero tengo que deciros que en el momento de nuestro primer encuentro, pensé –nos vamos a llevar muy bien…Y así fue.

Cuando pasas los días pensando, imaginando, innovando… llega un momento que vuelves a pensar, ¿me quedaré sin ideas?, y… ¿por qué digo esto?, pues porque me gusta que cada una de las bodas que hago sea especial pero sobre todo diferente, e intentar adaptarme a cada uno de los novios de la forma más sentimental.

Hoy os cuento la boda de Victoria y Alejandro, son una pareja de las más bonitas que he tenido y su cariño y apego, me han hecho que sea muy fácil trabajar con ellos.

Sevilla, año 2014, Victoria se disponía a hacer la tradicional visita a su padre, quién vive en esta preciosa ciudad a orillas del Guadalquivir.

Una semana antes de San Valentín, como ella siempre me recuerda, conoce en un grupo de amigos al que años después de convertiría en el hombre de su vida.

Comenzaron una relación, aunque a distancia, ya que ella vivía en Gibraltar y Alejandro en Málaga.

Tras cuatro años de amor, cariño y complicidad, decidieron casarse y dar un paso más en sus vidas.

Decidieron hacer una ceremonia civil, muy sencilla, pero sobre todo muy romántica.

Sus padres y mejor amigo, dedicaron unas palabras que consiguieron conmocionar a todos los invitados.

Para la ocasión, Victoria eligió un vestido de novia de la firma Pronovias, así como un tocado que combinaba a la perfección con el mismo.

Los zapatos de Úrsula Mascaró.

Y las joyas de su madre.

Para la celebración eligieron el famoso Castillo Santa Catalina, en Málaga. Les cuadraba a la perfección, me destaca su arquitectura, su historia… pero sobre todo sus vistas y el emblemático espacio exterior.

Al tratarse de una boda muy casual y sin mucho protocolo destacaría la gran ayuda de su suegra Teodora, adorable , discreta y prudente, en definitiva, maravillosa , y su predilección por la paniculata blanca. Ella quería que esta flor estuviera presente en todos los rincones de la boda y así fue.

 

El “camino al altar “ era todo un camino de paniculata , el arco igualmente junto con olivo y de las sillas colgaban racimos también.

Los lazos de terciopelo rosa que caían sobre las sillas y anudaban el ramo minuciosamente escogido y realizado por las manos y el gran gusto de Javier ( de La buganvilla ).

Recuerdo con nostalgia pero con gran cariño las horas de reunión con Teo y Victoria para que todo fuera perfecto .

Para la decoración de las mesas Victoria tenía claro la paniculata blanca y la combinación de colores rosa , blanco y dorado . Combinamos mantelería blanco con otras de estampados de la mano de Evento-oh.

El toque de color lo daban las copas talladas en rosa palo y las servilletas de hilo. Acierto total el bajo plato dorado y como no los centros florares de la bouganvilla que alternaban bases altas con verde y lucecitas con otros bajos .

Para rematar el romanticismo que intentamos crear y conseguir en toda la decoración de la boda , decir que, tuvo una iluminación de cuento de hadas . Nuestra intención era que al llegar todos se quedaran con la boca abierta que las luces y las velas te sumergieran en dicho cuento, y lo conseguimos.

Pequeñas lucecitas leds rodeaban cualquier arbusto , árbol y rincón y velas y más que se encendieron al caer el sol. El resultado, simplemente perfecto.

Si he de decir que tanto para Victoria como para Alejandro era muy importante que todo fuera sin mucho protocolo , una reunión de amigos para pasarlo bien . Muy romántica , muy cuidada pero a la vez muy sencilla y distendida . Para ello alargamos el cocktail de bienvenida y acortamos la cena con una pequeña tapa de un exquisito ravioli seguido por un tierno y magnífico solomillo. Y no sin querer dejarnos atrás la fresquita limonada que se les ofreció a todos al principio, así como mojitos durante el cocktail también.

Me gustaría contaros también que el diseño que elegimos para las invitaciones estuvieron muy presentes y relacionados en las minutas.

Todo el diseño de la misma lo hizo ella con su socia y amiga y estuvo basada en el olivo.

Para photocall , Victoria eligió palabras relacionadas con el amor y la familia y en su idioma ( el francés ) colgadas de dos pinos en la zona de cocktail del Castillo y como no, los rodeamos de lucecitas.

Seating plan:

Me emociono cada vez que las novias me cuentan como recuerdan el día de sus bodas, y me dan las gracias una y otra vez.

No sabéis lo feliz que me hace vuestro cariño…

Algo que tiene de peculiar esta boda, es que el hermano del novio, se casó hace tres años y fui yo quién se encargó de su producción.

Me contaban que la recordaban espectacular y diciéndome que soy una persona que lo da todo al cien por cien, te hace sentir la única novia del mundo, y que con mi creatividad les ayudé a inspirarse a organizar su boda, consiguen sacarme los colores una y otra vez.

No quiero que suene a tópico, pero me alaga y me hace de lo más feliz que los novios disfruten tanto de su boda como yo de mi trabajo.

 

 

Proveedores.

Photocall: Malmar Studio

Decoración floral : Buganvilla

Cristalería : Virginia Floristas

Mantelería : Evento -Oh

Catering : Lepanto

Fotorgrafía: Elena Bau

Written by Marta Cañete